Bienvenidos!!

Me llamo Luis y soy el Jefe del Grupo Scout San Miguel Arcángel. Quiero, lo primero de todo, agradeceros sinceramente vuestro interés.

Estamos aquí precisamente para ofreceros una alternativa de ocio en la que los jóvenes desarrollan sus valores, su ingenio, su autonomía y, en definitiva, su personalidad.

Llegar a este punto no ha sido nada fácil. Han sido meses de papeleos, entrevistas, llamadas, jornadas de formación, arreglos de local y decenas de reuniones. Os confesaré que yo llevo casi cuatro meses con cefaleas por el estrés y eso que no soy el que más trabajo ha asumido. La mayoría de mis compañeros son trabajadores y padres de familia, lo que quiere decir que han tenido que robar horas de su vida personal y de su tiempo libre para sacar adelante este proyecto. Como muchos sabréis, un scouter o responsable jamás recibe un solo euro por su trabajo, de hecho, es una labor de voluntariado puro, lo cual nos indica su particular excepcionalidad.

Sólo este detalle dice casi todo del escultismo, porque lo cierto es que tiene muchos más detalles sorprendentes. Algunos pensaréis que estamos un poco locos y puede que tengáis razón, pero os aseguro que nada nos diferencia, excepto la enorme ilusión que nos mueve por un proyecto que merece de verdad la pena y que beneficia claramente a niños y a jóvenes. Pero no os dejéis engañar, sólo la tremenda ilusión disimula el gran cansancio y el desgaste acumulado de estos meses, lo cual no ha disminuido el ánimo y el interés con que nos hemos preparado para hacer de este grupo una referencia en su entorno.

Para acabar permitidme haceros una petición:

Quienes aún no conocéis este mundo os ruego realicéis un esfuerzo por entender la profundidad y los matices que hacen de esta labor desinteresada algo tan excepcional que ha convertido al escultismo en el movimiento educativo, no formal, de más éxito en la historia.

Muchas gracias a todos.